martes, 7 de noviembre de 2017

Escribir


Soy un atrasado.
Tengo esta herramienta del pasado heredado.
4000 años antes de jesusito.
Símbolo que realiza un pensamiento.
Pero hay ideas más viejas que la escupidera.
Que a falta de imaginación, mienten sobre las verdades viejas.
Y se siguen escribiendo pero ahora son también pulsos eléctricos.

¿Qué es lo que no vemos?

Seguimos tratando de repetir filosofías fabriles no sabiendo qué es una matriz en un balancín.
Queremos abolir el estado siendo sus empleados.
Seguimos predicando las enseñanzas de la naturaleza pisando cotidianamente el concreto supermercado.
Seguimos hablando de revoluciones sin siquiera saber quién maneja el dinero que usaremos para construir ese mundo nuevo.


No hay recetas.
No hay medios.
Sólo vos y yo en este contexto con fines humanos.
No somos un texto aislado.
Somos un milagro olvidado.
¿Quién nos lo ha recordado?
¿Un ser del pasado?
¿Alguien que habló de un glorioso futuro y murió por las masas loado?

¿No me ves?
¿No me escuchás?
Estoy acá. No soy un ideal.
Soy tu corazón latiendo sin cesar.
Soy tu parpadeo sin patrón, algo que cuida tu visión.
Soy tu respirar, ese vacío que se llena para vivenciar.
Estoy en tu universo celular, pulsando electricidad vital.


No soy el único atrasado.
Siento que somos varios.
Usamos herramientas como humanos.
Con manos que acariciaron, tocaron.
Un pecho, un rostro, que dibujaron.
Ojos que vieron personas y se reflejaron.
Porque pasó el amor entre dos tiempos y esas personas se quedaron;
permanecieron en un espacio creando una obra de teatro humano.
La que sostiene sin escenario.
La que crea sin academia.
La que Ama sin esperar la indicación del director.


Un arte en cualquier parte.
Si no escribo igual digo.
Que mi arte es vivenciarte en un misterio interior innombrable;
ese que me hace escribir una ilusión de mi;
que se expande por el espacio vacío que me une a ti.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

La revolución de las máquinas



Las máquinas se complejizan y hacen más trabajos cotidianos.
Trabajos cotidianos que impactan en la vida de las personas comunes.
Cocinar, limpiar, sostener, acomodar, reparar, construir, armar o rearmar...
Las máquinas hacen cómodo el transporte personal o colectivo;
hacen más cómodo el hacer o reparar la ropa;
hacen más fácil y cómodo mantener la ropa limpia y sin olores...

Depende la máquina, mi psiquis se transforma.
Porque se transforma el espacio.
Ese espacio que para mi, antes que materia,
es vacío
entre dos puntos temporales.

El espacio es la expansión del vacío.
En conciencia.
De Amor.
O llamale
conciencia del tiempo.
O llamale
conciencia de la materia.

El espacio es conciencia.
El espacio está lleno de conciencia.
Conciencia de un vacío que se expande.

La idea del espacio vacío
es una idea atemporal.
Sin principio ni fin.
Ni pasado, presente, futuro.
Que no ocupa lugar porque en el vacío
no hay espacio
ni tiempo.
No es espacial, ni temporal,
ni especial.
Infinita potencia de creación
que tiende a la ilimitada expansión
de sí mismo
siendo su esencia un toda-vía, no ser.

La máquina ocupa un lugar de conciencia
en el espacio de conciencia del vacío.
La máquina es un repetirse a sí mismo
como punto de llegada de conciencia.
Es el punto capitoné luego de un recorrido
con punto de inicio y de llegada.
Es el espacio de conciencia del vacío
manifestándose como creación expansiva
eterna.

Fuente
eterna de
eterno
eter.

Y, también,
repetición del

vacío. Su
esencia de
su no
mismo
en potencia de
conciencia 
en expansión.

La máquina niega
su no hacer (off)
haciendo (no)
siendo (no)
ser (on)
desintegrado.

Integrar es no ser máquina.
Es ser
por ejemplo
humano;
siendo
integrado
con lo que no es humano,
por ejemplo,
la Tierra
la Naturaleza
los animales
las plantas
las máquinas...
y la transformación de todas las cosas...

Integrar es ser
también,
lo que no se es:
Ser la Tierra.
Ser la Naturaleza...

Y, también,
ser la persona que no se es.

¡Qué simple!
Pero no es tan dificil.

El lavarropas automático
deja más posibilidad
a la conciencia del vacío
manisfestarse entre
dos puntos temporales.
Por ejemplo
Entre el principio y el final de un
programa de
eco-lavado.

¡Podés empezar siendo un egoista
y terminar siendo un
eco
logista!

domingo, 1 de octubre de 2017

Inconsciente de mi Barrio Candioti




No necesito llamarte.
Te lo puedo decir ahora.
Y te juro, que este es mi último poema;
y el primero, también de una serie nueva,
inédita. E inaudita.
Sé que lo sabés tanto como yo:
no nacimos sólo para atender quioskos, ni ser mozos o estudiar cómo ser empresari@s; aprender ganar perder prender en pren for empren...
Nacimos para vivir y vivir es pensar y sentir; también.
La Vida te va a decir viví. Y vos como yo, vamos a pensar y sentir
o sentipensar.
Lo mismo da.
Si pensándome, también
te estoy llamando. Y...
¿viste las gárgolas del Enrique?
Andate a cagar si necesitás ir al luvre para aprender lo que es
el Arte.
¿Y pensar?
¿no ves árboles ancestrales sosteniendo la inteligente
letra que imagina nuestro lenguaje?
¿no ves a tus abuelos cobijando con su laburo
un lugar seguro donde transmitir el secreto de todo Arte?
¿o construyendo ladrillo a ladrillo una estación
desde donde los dragones nos aseguren todo viaje?

Estás re loca. Y sos toda una mujer amante; amorosa y amable. Imposible no amarte, imposible no enamorarse. Las gárgolas del Enrique son las partes del mundo más bellas y atroces. No voy a ser yo quien intente velarlas. Intentan abrazarse y al mismo tiempo se distancian. Cuando nos cansemos de hacer el amor, de haber alcanzado las distancias más tensas que separan a la conciencia humana de un objeto servil, soñaremos un mundo mejor y te juro, por el Ubajay donde fui por mi Voluntad bautizado, que nos despertaremos en ese sueño. Ahora, dejame ser la cuerda que sostiene esta historia; sólo recordame cada tanto la misteriosa locura de la existencia con ese poder que tenemos en los ojos y en las manos. Mientras, me voy a otro sitio.

Gracias!
















































miércoles, 20 de septiembre de 2017

Oda a la palabra Cagar

No es Ragac.
Es Cagar.
Ni Carga.
La palabra es cagar.
Es un verbo; la uso en infinitivo.
Porque si no:
Cagarse, Cagan, Cagaron, Cagarán,
Cagó, Cagasteis, Cagando, hubiere o hubiese
Cagado...
La palabra
describe el acto existencial
y escatológico
que atraviesa a toda vida
humana.
La negación:
Qué feo, qué asco es cagar.
La realidad:
Dejá de cagar a ver qué te pasa.
Lo simbólico:
La liberación existe
y transforma.
La metáfora atraviesa toda ideología
un baño cargado de ideas
ideas que fueron una cagada
o personas cagadas por una idea.
Mirad qué fuerte esta palabra
que estar cagado por una idea
puede implicar una autoprofecía
o temor a tener ideas.
Una cagada, loco; diría el gran titiritero amigo.
Desde cualquier nivel
estético o
económico o
de clase turista o
de clase privada
iluminada
precarizada o...
un cago dignifica, revitaliza, retracta
porque evidencia la transformación de la materia
en alimento para la tierra.
Eso hacemos solos o solas.
Aunque la cultura de la negación
constipa la expansión libre
y transformadora
de cagar para la Tierra alimentar.
L@s niñ@s vienen a la vida
los sostiene una madre
que si no existe
ningún mamífero sobrevive.
Ella o él se encargarán de sus
heces
cargarán con esa responsabilidad.
He ahí el acto más amoroso por la humanidad.
Esa transformación es aceptada
gestionada
pa quel chico o la chica
no anden todo cagadazos porái.
Santuarios se volvieron los baños
pero la acumulación trae mal olor.
El asfalto y el cerámico
no transforman en abono
lo defecado,
así el mal olor
se vuelve un mensaje
síntoma de cultura ignorante
a la que las buenas ideas
les resulta laxante
hilarante.
¡Qué se vayan a cagar!
hay que gritar
a quien le dé asco
la naturaleza y su sapiencia.
Qué aprendan a gestionar su mierda
cómo hace la madre Tierra
aprender a lavarse el culo
y a transformar lo desagradable
en hermoso, como hace este Planeta.

viernes, 1 de septiembre de 2017

¡Sólo quiero escribir!

Sabiendo que llegaría a millones
el siempre maldito opresor, vino a cortarme las manos.
Fue con un serrucho. No dejaron que me desangre.
Creyeron que iba a sufrir por no poder expresarme.
Malditos, porque no saben que hacen que las cosas cambien.
Así tuve que empezar a olvidar los libros
y a leer la realidad.
Empecé a escribir diciendo algo:

Es maldito el que abusa,
es siempre
y será maldito
el que se obsesiona y abusa
de una idea
de un acto
de una persona
de cualquier cosa,
sobre la que se intente repetir
la negación del cambio.

Maldito: dice todo mal.
Al revés.
En vez de ver, revé, repite.
Quiere que algo vuelva.
Entonces, manipula
para que el entorno se revuelva.
Diciendo que no es él el que actúa.
Dice que fue el jefe, o es la tradición, o un origen.
El otro tiene la culpa.
Se siente excusado,
y la excusa se le sienta arriba.

Él obedece a la mirada de otro maldito.
Entre los que se sienten malditos, se odian.
Y creen que todas las personas odian, se enojan, putean
odian, maldicen, se enbroncan
odian, sentencian, no escuchan.
Que todos son malditos,
que el mundo está maldito,
que está mal dicho y hecho
y que sólo un maldito genio
podría hacer un mundo mejor.
Odian no ser el maldito genio
pero lo intentan
y hacen un invento que
como malditos que son, usarán al revés
como un alimento que enferma
como una medicina que mata
como una historia que no enseña
como una libertad que atrapa.

Las personas que se equivocan
no intentan ser genias.
Intentan ser sinceras.
Consigo mismas y con todas las historias,
por ver en evidencia un mundo complejo,
donde las personas se afectan las unas a las otras;
donde una palabra, un silencio, una acción
te puede hacer doler por dentro
o te puede cambiar
y hacerte sentir a gusto
contento.

Las personas intentamos hacer lo correcto
ante nuestros sentimientos
que son los sentimientos de todos los ancestrales
ancestros
que en la Tierra nacieron.

La Tierra es quien nos brinda el sentimiento
al igual que todos los materiales físicos del cuerpo.
Y las personas sabemos qué hacer
para elegir los mejores sentimientos
los que se ajustan a la vida, a su plenitud, a la abundancia,
a la templanza, al contemplar la virtud
de la vida en la infancia, en la juventud,
en la adultez, en la enfermedad, en la salud.

Elegimos todo momento
enfocar el sentimiento
si nos sale otra cosa que no queremos
hay que cambiar la acción, la palabra o el gesto.
Y a otra cosa; nacerá una mariposa.

¿Podremos perdonarnos alguna vez
todas las personas, malditas y no,
todas a la vez?
Las equivocaciones dejarán de estar malditas
serán bienvenidas, sostenidas, receptadas
atendidas por una mesa de personas enteradas
-enteras y dadas-
una transformación será necesaria
humanamente
para sanar y aprender a reparar el error
del horror o el terror o el rumor;
surgirá de la mesa una forma sagrada
de personas unidas en una labor
que materializará en la Tierra la reparación
y lo que se dañó
volverá a la vida como una nueva estación.


martes, 29 de agosto de 2017

A los que y no

A los que piden x Julio López
y no;
a los que buscan a Maldonado
y no;
a los que se llaman Santiago
y no:

Si alguna vez no me encuentran
y nadie sabe de mi
sepan que me fui
para siempre
que me transformé en otro
ser;
si me vuelven a ver no seré yo
seré otro u otra,
o un sueño, o un parecido en alguna
voz
una frase en cualquier canción;
nunca más seré aquél;
les juro que cambiaré, alguien diría;
y yo le creería
y querría que
ustedes también me crean
ahora
porque las poesías son instrumento
del corazón,
como ensayada canción
donde también aparece la historia
de la sagrada Humanidad
y hasta la mentira en su
memoria
es Verdad.
Así que sientan este poema
el primero y el último de
este instante ya eterno
en que siento
y si lo observan
y sienten, es suficiente
y no me esperen
para hacer nacer otro momento
donde en la Tierra expresen
el Amor
ese preciso y más valioso
sentimiento.

viernes, 18 de agosto de 2017

Uso político de la metáfora



Me late el corazón, eso es bueno porque evidencia que todavía existo.
Estaba por sembrar, y me doy cuenta que lo estoy haciendo todavía sin salir de mi casa.

Palabras, puras palabras.
La metáfora es una herramienta de traslado.
Me traslado y soy "la perra" de Lacan o Lacan su bastón, en francia.
Sí, entiendo, no se entiende nada.
Bueno, me traslado usando la metáfora.
A los números y sus matemáticas.

Ahora voy a hablar de equilibrio.
Entre dos posiciones.
No hablo de política.
Hablando de matemáticas hablo de todo lo que existe sin tener que nombrarlo.
Equilibrio dinámico entre dos propociciones.
¿Para qué?
Para resolver problemas, ecuasiones, lo que sea que se halle en desequilibrio repeticionado
(para decir metafóricamente, presionado, abusado, repetido, re-pedido, iterado y reiterado...
re-inflados de obsesionados)

Un término se halla a la izquierda y otro a la derecha en esta ecuación.
(voy a ser bien ecuánime, como 2=2 ó 2=pez ¿me explico?)
Con la metáfora puedo estar hablando de cantidades o calidades.
La metáfora es una herramienta para el traslado del lenguaje humano.
Y hablando de ecuaciones, donde se plantea metafóricamente que hay un equilibrio implícito,
¿cómo diablos o santos se equilibra una realidad que plantea un desequilibrio como metáfora vital?

Una ecuasión desequilibrada, siempre en crisis, choques violentos para volver a los mismos polos.
Con tensiones tan altas que plantean grandes distancias geográficas, topológicas.
Lógicas de abajo (los topos) y lógicas de arriba (los supralógicos).
O lógicas de un lado (los antilógicos) y los (relój-icos).
¿Pero quién plantea esta ecuación?

OooOOoohhh vamo la cadé lacadé laacadé, vamolacadé!

Un impulso. Eléctrico matemático.
En un científico.
A causa de una morocha del barrio.
¿Escribo o me la garcho?
(Es un pensamiento, en el científico, pero primero expresados en términos matemáticos
como un planteo disyuntivo entre dos conjuntos de acciones; expresando un lado de la ecuación)
Del otro lado está la morocha de barrio.
Ella no es conciente de estas expresiones académicas; ella es más la vida vida, el fruto que mordisquea toda la humana ciencia.
Ella es expresión de lo que observa toda la humana artística; de lo que intenta apoderarse toda humana tiranía.
Ella es expresión de todos los compuestos orgánicos de la tierra, modelados por las caricias exactas de los rayos del sol.
Ella observa los colores de los ojos, los admira. Quisiera sentir la textura de esa piel suave como la de un bebé.
Ya conoce la aspereza de la piel hecha corteza por acariciar cotidianamente la tierra.
¡Metáfora!

La matemática puede ser una expresión romántica.
Un problema con constantes y variables bastantes conocidas para no enrrollar tanto la resolución.

Entonces, si nos avocamos a un término, tenemos que tener en cuenta el otro;
de eso dependerá la resolución hacia el equilibrio que develará las incógnitas de los términos.
El que esté de un lado se encargará de resolverse, sabiendo que el intercambio dió lugar a las nuevas posiciones de los términos.
Ambos lados de la ecuación son concientes de su inter-relación por su intrínseca tendencia a la ecuanimidad.

Quizá venga la metáfora de un hombre (principalmente) muerto.
La metáfora puede decir la humanidad es un animal.
O puede decir la humanidad está dividida.
O puede decir la humanidad está en el infierno.
O puede decir la humanidad es un corazón latiendo.
O puede decir la humanidad es "lo que yo digo en este momento".
¿Cuáles son las expresiones matemáticas que pueden hallarse en la realidad humana terrestre?
"Yo contaría los animales y las personas. Debe haber más de 7 mil millones.
Está bueno, porque ahora puedo dividir entre animales inferiores y superiores.
Los superiores debemos ser menos.
Quizá podamos salir de este infierno; ahí todo va coincidiendo, este traslado metafórico salió para quedarse un buen tiempo.
Bueno, lo otro que sigue es más abstracto, desvaloricemos los términos corazón y latiendo; una excepción a la regla.
Y acuerdo con la última metáfora".

Me traslado a un centro; un corazón de la tierra latiendo.
Piernas conectadas al suelo, recibiendo un impulso de lo eterno en movimiento.
Dos manos en alto extendiéndose al sol.
Piel brillando con tecnología en colores cubriéndola del espacio exterior.
Tecnología de dedos urgando la tierra o pensamientos traspasando barreras.
Linajes sin tiempo, hermanos y hermanas germinadas en todo el planeta.
Energía libre y gratuita entregándose ininterrumpídamente entre los cuerpos.
La Tierra abrigando todos los males que la humanidad haya hecho.
La Tierra recibiendo todos los errores de la humanidad y sus intelectuales.
La Tierra recibiendo toda la sangre humana esparcida en sus campos,
llorando sobre lo creado y destruido, volviéndose más fértil para alimentar lo postero.
La Tierra texturando todo para sus hijos ciegos.
Dando el sostén para que se apoyen palabras como cielo, suavidad, alimento, risa, sentir.
También da el llanto, el temblor, el herir.
Todo da para elegir.
Un traslado es también, el existir.